Carta a mi hijo

3480 gramos, rezaba la báscula. Me acerqué a ti y al verte se desvanecieron el cansancio de la noche en vela y la inquietud de tantos meses de espera, y una mezcolanza de sentimientos me embargó. Alivio, en primer lugar. Euforia, también.…