Desde una ventana, Arcadia

Salado sobre salado, el sabor a semen en su paladar se mezcló con el de sus lágrimas. Ella no se atrevió a abrir los ojos hasta pasado un buen tiempo, a pesar de que los crujidos en la escalera se habían apagado. A veces, tras sus visitas,…